lunes, 7 de julio de 2008

Verdad de perogrullo LXXVII

Luego de una noche de alcohol, el momento en que uno de los dos se pone un chicle o caramelo en la boca es la señal tácita de que se viene el beso.

5 comentarios:

Mariscal dijo...

Capo:

Sus verdades no dejan de sorprenderme.

Son la fiel expresión de la realidad cotidiana.

Il Capo dijo...

Se agradece, Mariscal.

Y no es que yo sea bueno, simplemente es que a todos nos pasan las mismas cosas ;)

Cookie dijo...

Ahí es cuando si el flaco no me gusta, propongo otra ronda de whisky!!

O finjo que me llamó mi mamá desde el hospital y me tengo que ir urgente.

:P

Il Capo dijo...

Ahhh... ¿lo del whiskey significaba eso? :P :P :P

Cookie dijo...

¿Hoy es uno de esos días en que tengo que explicarlo todo?

Sí, mi vida. Sí.