lunes, 4 de enero de 2010

Verdad de perogrullo CXVIII

La ceremonia de que el mozo te destape el vino y te sirva una medida para que compruebes que está en buenas condiciones intenta que uno se sienta importante y logra que uno se sienta un idiota.

4 comentarios:

Pau dijo...

Más tonto todavía es lo que vi el otro día: el tipo pidió un New Age y la moza se lo hizo probar. Me reí tanto...

Eugenia.- dijo...

Jajajaja, malisimo. Ok, no digo que los vinos sean malisimos es todo el jodido protocolo...

Noesperesnada dijo...

Muy buena, toda una verdad y después a uno no le queda otra que tomarse todo el vino para disimular la pelotudez...

Il Capo dijo...

Pau:
Entre la nueva generación de mozos que nada saben de gastronomía y la eterna sobreestimación del vino y sus ritos, uno ve cada cosa...

Eugenia:
Y los vinos, muchas veces, también son malísimos, pero el marketing es el marketing...

Noesperesnada:
Mucho vino hay que tomar para olvidar el asentimiento con la cabeza que hace uno frente al mozo...

A todos, gracias por comentar.