lunes, 18 de mayo de 2009

La calle más ancha del mundo

Un día te decidís y cruzás la avenida.
O abandonaste tarde la vereda o caminaste lento, pero el semáforo se pone en rojo y quedás ahí, en mitad de la calle, parado firme en las líneas amarillas.

Los autos te pasan por al lado, amenazantes.

Volver atrás es el primer impulso pero el menos acertado: no es bueno volver a lo que está a nuestras espaldas.

Ir hacia adelante da miedo: todos esos autos... todo ese peligro... todos esos fantasmas diciéndote que no debiste abandonar la vereda... todos esos fantasmas que te dicen que, si llegás, quizás también termines yéndote de ahí y otra vez la avenida, otra vez los autos, otra vez los miedos.

Lo que queda, entonces, es esperar a que el semáforo cambie a verde. Tanto no puede faltar.

13 comentarios:

Claire Mandarina dijo...

El tema es no tener puestos unos lentes oscuros que impidan distinguir los colores del semáforo...

Pau dijo...

Tal como lo dice el título de tu post, todo depende del ancho de la calle...

Zoila jota pé dijo...

Tanta historia...?

Lo que queda entonces es SEGUIR CAMINANDO.

Te quiero darling.

Morocha dijo...

Te decidiste a cruzar...y bla, bla, bla....y llegas a la siguiente concusión:
Entonces mas vale esperar a que el semaforo cambie a verde?
Tanto no puede faltar ?

Si querés explicame qué miraste, y pensaste y qué sentiste para decidirte a cruzar nada mas ni nada menos que una avenida. Porque una avenida es grosa.
Acaso únicamente habías cruzado callejones, callecitas, cortadas tal vez ?

Y ahora que vuelvo a leerte...es casi imposible quedarse siempre en la misma vereda.Uno circula, y cruza otras calles, y avenidas, y camina otras veredas desconocidas....y a veces se llega a sentir que por más que se circule...se "pertenece" solo a una.No?

Zimbon dijo...

Una vez que te mandaste, volver para atrás es suicidarse...
Y si el verde tarda mucho, habrá que encarar igual, sino no tiene sentido!

Ahora vos tambíen!!! Empezar justo por la mas ancha...

Me dijo...

El verde siempre llega, así que a esperar. Si no, tanto para atrás como para adelante, te van a tener que juntar de a pedacitos.

Naranja Silvestre dijo...

Me diste ternura...por qué negarlo?

Y con nombre y apellido, vio?

Beso

Maria de los Angeles dijo...

es cierto, dá miedo pero hay que seguir siempre para adelante cuando llega tu "verde" no antes ni después
Suerte

Srta Rubor dijo...

Mira, las veces que senti algo asi senti que, una vez que fui, fui. Poco me importa lo que vaya a suceder de ahora en mas. Si ya sabia de antemano que esto (detenerse) podía pasar, despues de todo, no hay otra manera de saber...

Il Capo dijo...

Claire:
Sí... Sospecho que tengo algo de eso...

Pau:
Para mí ya es mucho más ancha de lo re comendable...

Zoila:
Sí, hay que seguir caminando... Pero el miedo a los autos está, para qué mentirte/me.
Yo te quiero a vos.

Morocha:
Es tan complejo esto de dejar calles, llegar a otras, cruzar, caminar, esperar...

Zimbon:
Sí, creo que es cierto eso de encarar igual... Lo que no quita el miedo, claro está, ni la elección de un momento más o menos adecuado...

Me:
¿El verde llega o hay que buscarlo?

Naranja:
Beso para vos. Te salva que el nombre y el apellido te lo dio Chiche... ;)

MdlÁ:
Exacto.
Gracias.

Srta. Rubor:
"No hay otra manera de saber"... Verdad irrefutable...

A todos, gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Perdon, no fue Ud. quien dijo...?

http://loshombresnotienendiariointimo.blogspot.com/2006/01/palabras-del-profeta-vii.html

[Perdón. Seguro citaba a alguien más]

Anónimo dijo...

Parte II:

/2006/01/palabras-del-profeta-vii.html

Il Capo dijo...

Fui El Profeta, Anónimo... Ojalá pudiéramos seguir siempre Sus sabias palabras... ;)